[Terra Mítica] Visita al parque temático de Benidorm – 29/08/14


@Tosky, forero de Capte.org, junto con otro amigo, habían decidido pasar sus vacaciones de verano en Valencia, por lo que, aprovechando su visita y la proximidad de Benidorm, decidimos acercarnos a Terra Mítica e Iberia Park, parque(s) que no visitaba desde el año 2010, año en el cual hicieron acto de presencia la Abeja Maya y sus amigos pero también el mismo en el que se cedió la gestión al grupo Aqualandia, gestión que ha dado mucho de qué hablar.

Así que, después de todas las noticias y comentarios que han dado de sí la nueva gestión de Aqualandia, durante los días previos a la visita mis sentimientos eran enfrentados, por una parte sentía curiosidad por ver los cambios y novedades, mientras que por otra parte tenía un miedo atroz por el parque que me iba a encontrar, el parque que consiguió meterme en este mundillo por su fuerte apuesta temática durante sus primeros años y que tantas vicisitudes ha vivido desde entonces…

Salimos de Valencia pasadas las 11h30, ya que, ante la previsión de encontrarnos pocas colas en el parque, nos lo tomamos con bastante calma.

Llegamos a Benidorm pasadas las 13h00 y lo primero que hicimos fue ir al apartamento que habíamos alquilado, que se encontraba en pleno centro de Benidorm, para recoger las llaves.

Como teníamos planeado quedarnos hasta el cierre del parque, días antes del viaje decidimos quedarnos una noche en Benidorm para aprovechar el segundo día en la ciudad por excelencia del turismo y visitar Aqualandia.

A pesar de que lo miramos con sólo una semana de antelación, encontramos varios apartamentos muy económicos, entre los cuales elegimos “Apartamentos Benidorm City”, ya que por las fotos y los comentarios tenía pinta de estar muy bien, como así fue. En total, la noche en el apartamento para cuatro personas nos salió por 65€.

El único problema es que el apartamento se encuentra en pleno casco histórico de Benidorm, en medio de muchas calles cortadas o solo para residentes, por lo que estuvimos un buen rato dando vueltas con el coche hasta llegar al apartamento.

Una vez llegados al apartamento, nos estaba esperando la propietaria, la cual nos había contactado previamente por teléfono para saber la hora de llegada. Justo acababa de limpiar el apartamento y se encontraba con su bebé a punto de irse a casa, aunque antes tenía que enseñarnos el apartamento y su funcionamiento, ya que, en vez de tener la típica llave, todas las puertas iban con código, algo mucho más cómodo y que evita perder las llaves o tener los típicos problemas de que solo hay una llave para varias personas.

Tras dejar la maleta en el apartamento nos pusimos en ruta hacia Terra Mítica, aunque tuvimos algunos problemas para salir de Benidorm por lo que llegamos a la entrada del parking pasadas las 14h00. El parking nos costó 7€ pero lo que nos llamó la atención es que los empleados llevaban el polo de Iberia Park, como intentando hacer publicidad del mismo, así como con tu recibo te daban el plano de Terra Mítica y el folleto de Iberia Park, por si no conocías el “segundo parque”.

Ya dentro del parking, vimos que solo habían dos bolsas del mismo llenas de coches, por lo que, como esperábamos, no nos íbamos a encontrar muchas colas.

Lo primero que hicimos fue ir a la oficina de Atención al cliente, ya que los tres teníamos una entrada gratuita al parque gracias al pase de Isla Mágica. En la oficina, por si colaba, preguntamos si teníamos derecho a algún tipo de descuento para Iberia Park con dicho pase, a lo cual la chica de atención al cliente nos respondió negativamente, pero eso sí, nos aconsejó que compráramos la entrada de tarde que cuesta 19€, frente a los 29€ del día completo, y permite el acceso a Iberia Park a partir de las 17h00. Por suerte teníamos dos entradas para Iberia Park que me había regalado un amigo que participó en el Funhunter, por lo que sólo necesitábamos comprar una entrada para “descubrir” el (segundo) parque.



Terminados los trámites, entrábamos por fin a Terra Mítica sobre las 14h30, parque que no había pisado en cuatro años.

En ese momento fui a coger unos planos y horarios de espectáculos en el punto de información, aunque, para mi sorpresa, no había plano de Iberia Park y se limitaban a darte el folleto del mismo, sin embargo, el horario de espectáculos sí incluía los de Iberia Park al dedicar una parte a los espectáculos de Terra Mítica y la otra a los del “segundo” parque.

(No sé si se nota la ironía con lo del segundo parque, una decisión estratégica que consideramos equivocada y que ha fracturado un parque ya de por sí con escasa y poco atractiva oferta en dos pseudo-parques. El problema ya no es solo dividir un parque en dos, si no la estrategia de precios elegida, muy desproporcionada para la oferta que ofrecen por separado, con la entrada a Iberia Park a 29€, el mismo coste que tiene la entrada a Isla Mágica, un parque completo con mucha más oferta, por ejemplo, y con solo 7€ de extra para entrar en su nueva zona acuática).

Al echar un vistazo a los horarios de espectáculos nos encontramos con la primera “mala” noticia del día, el espectáculo del Capitan Kidd tenía su última función a las 16h30, por lo que no “disfrutaríamos” con esta “gran” novedad holograma 2014.

Una vez con los planos en nuestro poder, aprovechamos para hacer algunas fotos a la entrada con la nueva fuente, la cual ha quedado bastante bonita y temática, aunque quizás hubiera quedado mejor si hubiera sido más grande.

Cuando atravesamos el portón de Egipto nos dimos de bruces con la nueva realidad de Terra Mítica… Como punto positivo… ¿hay alguno? Bueno, sí, se ve más vegetación y agua, gracias a las reformas que acometió Aqualandia el primer año y la incorporación de nuevas cascadas, lo cual es una mejora importante y minimiza la sensación de ser un erial.

Ahora pasemos a lo negativo, donde hay mucha tela que cortar… En Egipto ya se hace patente la indefinición temática, el poco gusto de la cartelería utilizada, la improvisación y/o la falta de recursos (tanto monetarios como de personal capacitado para gestionar un parque de estas características), que ha caracterizado la errática gestión de Aqualandia en Terra Mítica en estos cuatro años, en los cuales parece que se ha improvisado en exceso, algo incomprensible en un gran negocio, en vez de seguir un plan de negocio, y la prueba de ello es todo el caos organizativo y de estrategias de marketing que llevan estos dos años con lo de Iberia Park.

Lo peor de todo es que en el fondo ves que tienen ideas buenas, algunas incluso muy buenas y con buena ejecución, pero luego la “cagan” con la improvisación, el diseño de cartelería (nada temático y poco integrado en el entorno), y la colocación de quioscos y otros elementos no tematizados sin ningún orden ni coherencia, provocando una imagen caótica y de poca profesionalidad, dando la sensación de que los días de parque TEMÁTICO pasaron y ahora estamos en el “todo vale”…

Es una pena que Egipto, una de las áreas que se diseñó y se construyó con más esmero junto a la de Iberia, ya que era la primera y la última que el visitante iba a ver durante su visita al parque, se haya convertido en poco menos que en una feria donde prima el todo vale frente al buen gusto y la coherencia temática, y con atracciones como Synkopin dejadas caer en medio de un vial sin ningún tipo de integración ni tematización…

Volviendo a la visita, como teníamos hambre y el único restaurante cubierto, que no sea a la carta, es Pica Picae nos dirigimos hacia allí… Bueno, en realidad, la oferta actual de Terra Mítica en tema de restaurantes, que no quioscos de perritos calientes, se reduce a Pica Picae y Via Apia, luego ya “fuera” de Terra Mítica, en el área de libre acceso de Egipto, encontyramos Burger Mítica, un nombre muy temático…

Al dividir el parque en dos, para permitir el acceso a los dos parques han dejado el puerto de Alejandría de Egipto de libre acceso, por lo que ahora los tornos para Terra Mítica los han vuelto a poner al lado del embarcadero, donde ya los puso en su día John Fitzgerald cuando creó Ocionía (y nos quejábamos de su gestión…). Al llegar a los tornos, una chica, muy amable, nos validó las entradas y pudimos acceder al “nuevo” Terra Mítica.

En ese primer tramo la imagen cambió y pudimos ver la parte positiva que ha dejado la gestión de Aqualandia en estos años, con la nueva vegetación mucho más verde y florida, así como las nuevas cascadas que proporcionan un ambiente más refrescante al parque.

Este es el problema de la gestión de Aqualandia, son capaces de hacer cosas muy interesantes e incluso tematizadas (aunque han metido mucha vegetación que no es autóctona de la región que representa como las palmeras americanas), y justo al lado te hacen un destrozo antitemático sin ninguna coherencia ni gusto estético.

Como nos venía de paso aprovechamos para montarnos en El Laberinto del Minotauro, a ver en qué estado se encontraba la joya del parque…

La primera novedad que vimos es que han quitado la puerta que impedía ver el animatronic del preshow, el cual, a pesar de haber visitado el parque el primer año, aún era un misterio para mí (desvelado en los reportajes especiales dedicados a Global Estudios). Aunque no funcione es de agradecer que esté a la vista de los visitantes ya que es un elemento temático más de la atracción.

Detalles como este, el animatronic del preshow, demuestran el mimo con el que se diseñó esta atracción para lo cual se contó con la colaboración de grandes empresas de calidad como Sally Corporation, GPD, ETF Systems, etc.

Al llegar a la estación de embarque no había cola, por lo que fue llegar y montar. La primera constatación fue que por fin iban los contadores de puntos (hace cuatro años no era así), aunque la mitad de las pistolas no funcionaban correctamente…

El balance general de la atracción es que el mantenimiento actual es bastante decente, ya que la mayoría de los animatronics funcionaban, aunque quizás había demasiada luz y las escenas empezaban antes de tiempo. Por otra parte, eché en falta los efectos de agua que poseían algunas escenas.

Continuamos nuestro camino adentrándonos en Grecia y al llegar a la plaza de la Furia de Tritón contemplamos horrorizados el caótico mercadillo que habían “dejado caer” en dicha plaza rompiendo cualquier resquicio de ambientación temática…

Lo único positivo que vimos por la zona fue que el pódium con las estatuas griegas era otra vez accesible y no formaba parte de las colas de Synkope como antaño.

Al llegar a la entrada de Roma aprovechamos para refrescarnos en los pulverizadores de los túneles, ya que el calor apretaba y aunque se haya colocado más vegetación, desde la puerta de Micenas hasta la plaza de Roma es difícil encontrar sombra en el vial… En Egipto lo han solucionado creando un vial paralelo techado pero en Grecia no…

Al entrar en Pica Picae otro shock me sobrevino al ver lo cambiado que estaba el restaurante, y no a mejor…

Hace tiempo ya que desaparecieron los espectáculos circenses que animaban este enorme restaurante, pero es que ahora directamente han quitado todo rastro de escenario y han llenado su espacio con mesas… Además, el gran patio central, que imitaba los que encontramos en las típicas construcciones romanas, ha sido cubierto con una especie de carpa sin ningún tipo de tematización, cuando podrían haber optado por otra solución mucho más temática, aunque también más costosa, que habría quedado mucho mejor. Una posible solución sería tapar ese hueco con una cristalera y colocar debajo toldos que impidieran ver la cristalera y dejar pasar el sol…

El resultado actual es muy chapucero y denota dejadez y poco gusto a la hora de hacer las cosas y, a pesar de haber colocado unas máquinas de aire acondicionado, éstas no parecían funcionar y hacía bastante calor. A ver si aprenden de Isla Mágica y la solución que le dieron a El Fuerte.

Por último, la antigua zona de auto servicio la han dividido en dos, una zona para platos combinados y la otra para hamburguesas, aunque la oferta de restauración en los dos puntos deja bastante que desear…

Primero, las ensaladas que te venden son las típicas que puedes comprar ya preparadas en un supermercado, de marca Florette, ni siquiera se molestan en hacerte una ensalada fresca y del día, algo que cuesta más bien poco…

Segundo, las raciones son bastante pequeñas para el precio pagado y de calidad decepcionante.

Por último, las hamburguesas las tienen todas en bandejas (a saber cuánto tiempo llevarían recalentadas), y cuando pides una lo que te dan es el trozo de carne con las dos rebanadas de pan, la lechuga y el tomate los tienes que coger tú ya que están en unas tarrinas de helados, un sistema bastante raro y que no genera mucha confianza higiénicamente hablando al tener dichas tarrinas al alcance de la mano de los clientes sin ninguna protección. Además de que, si no te avisan te quedas con cara de tonto al ver que la hamburguesa no lleva ningún complemento, como le pasó a un amigo durante la cena.

El calor era tal dentro del recinto que tenían todas las puertas del restaurante abiertas, dejando ver el poco atractivo backstage del parque, eso sí, los empleados en todo momento te atendían con una sonrisa y un trato amable.

Hay que destacar que en esta visita nos ha llamado mucho la atención el trato al cliente por parte de los empleados de Terra Mítica, siendo esta muy buena y tratándote en todo momento con mucha amabilidad, a pesar de la que les estará cayendo. Una pena que la calidad global del parque esté a mucha distancia de la de sus empleados, aunque precisamente son los empleados la base de la satisfacción del cliente en un parque temático.

Tras comer, como eran cerca de las 16h00, aprovechamos para ver el “famoso” Mitic Dance, pequeña animación que pone en escena el baile del jingle creado para Terra Mítica tras la llegada a la gestión de Aqualandia y la moda que les dio a los parques de imitar las canciones de PortAventura.

Mientras esperábamos para ver la animación nos tuvimos que refugiar del sol debajo de uno de los pinos de la zona, aunque aún son demasiado pequeños, por lo que nos tocaba apretarnos bastante.

Minutos antes de comenzar el baile aparecieron los “míticos” aguadores, empleados del parque que van con una mochila sulfatadora llena de agua que van pulverizándola sobre los visitantes interactuando con ellos.

El Mitic Dance es una pequeña animación en la que unas bailarinas enseñan el baile del jingle a los más pequeños. Bueno, es una forma de darle salida a la canción y para los niños no está mal, aunque quizás podrían recuperar el escenario de Pica Picae para este tipo de animaciones, pero esta vez cubierto, ya que Terra Mítica tiene una enorme carencia en tema de recintos de espectáculos cubiertos, y en Benidorm hace mucha calor en verano, por lo que se agradecería poder estar a la sombra mientras ves los espectáculos o animaciones. En general, en Terra Mítica se echan en falta más salas de espectáculos, están muy bien las animaciones de calle pero los teatros ofrecen muchas más posibilidades.

Al finalizar la animación, iniciamos la visita al parque siguiendo la ruta en dirección a Egipto. La primera atracción que se cruzó en nuestro camino fue Alucinakis, la montaña rusa infantil del parque situada en Grecia, la cual les pareció bastante divertida a mis amigos aunque su recorrido es bastante corto, por lo que en cada ciclo dan dos vueltas.

Tras montar en Alucinakis nos dirigimos hacia la Furia de Tritón, para refrescarnos un poco ya que hacía mucho calor.

Al llegar a la Furia no tuvimos que esperar ni cinco minutos, y eso que llenaban una de cada dos barcas, una muestra del attendance del parque a finales de temporada alta…

Nos tocó montar en primera fila y Tritón hizo honor a su nombre y acabamos completamente empapados, eso sí, la tematización estaba en un estado lamentable, con ninguna de las cascadas de la cueva de los sirenos funcionando, los sirenos con la pintura desconchada, cables y tuberías a la vista, el techo lleno de chicles… Ojalá algún día se decidan por arreglar la tematización incompleta de esta atracción ya que ganaría mucho.

Una simple atracción puede convertirse en una gran experiencia gracias a la tematización y ambientación, un ejemplo de ello es el Grand Canyon Rapids de PortAventura, son unos rápidos pero está tan conseguida su tematización que realmente crees que estás en el Gran Cañón del Colorado. La base de los parques temáticos es contar historias y hacer partícipes a los visitantes de las mismas, sino lo que tenemos es un simple parque de atracciones.

Como estábamos al lado del Templo de Kinetos, decidimos montarnos en el simulador que acoge en sus entrañas.

La idea de dedicar una sala a películas infantiles y otra a películas familiares es muy buena, con dos películas para cada sala, aunque la forma de publicitarla, como siembre, es muy cutre, con una cartelería poco integrada en la tematización y que desentona con el entorno, así como la selección de películas que no es nada inspirada…

Tuvimos que esperar unos 15 minutos y eso que ya había gente delante de nosotros que llevaba más tiempo esperando… Primero pasamos a la sala de pre-show, en la cual ya no se proyecta nada, y tras darnos las gafas para la proyección 3D accedimos a la sala del simulador “5D”.

La primera impresión ya fue bastante mala, ya que fallaban varias bombillas del techo e incluso alguna estaba parpadeando, como en las escenas de miedo… Mientras nos estábamos sentando de repente ponen la proyección pero en modo pausa, sin ni siquiera haber apagado las luces, y ya una vez bajados los arneses y todo en orden apagaron las luces y le dieron al play… Una muestra más de la desidia del parque…

El simulador, por mucho efecto “5D” que le hayan añadido es bastante malo y esto viene heredado desde el momento en que se contrató a Intamin para proveer los simuladores del parque. El problema de dicho simulador es que los movimientos son muy bruscos y poco naturales, lo que hace que en ningún momento te sientas inmerso en la película y pueda llegar a provocarte dolor de espalda, aunque tampoco ayuda la pésima película elegida, estaría en promoción 4×1 de lo mala que es…., no el programa de movimientos seleccionado, los cuáles parecían que iban descompasados con la acción de la película…

Terra Mítica debería plantearse muy seriamente cambiar los simuladores por algunos de nueva generación, que hay muchos proveedores de calidad y no excesivamente caros que fabrican simuladores con movimientos mucho más suaves y confortables.

Esa dejadez y cutrez general a la hora de hacer las cosas rompe completamente el carácter temático que se le quiso imprimir al parque, dejándote una sensación de decadencia como nunca antes se había vivido en el parque…

Tras la enorme decepción del simulador “5D” (nótese la ironía de la novedad 2013 y 2014 según los folletos), tocaba desafiar a Titánide, la SLC de Vekoma famosa por sus vibraciones.

Como estaba siendo la tónica del día, era llegar y montar. Prevenidos por experiencias previas en este y otras SLC, finalmente resultó ser menos dolorosa de lo esperado, parece que estaba mejor que otras temporadas, aunque sería conveniente cambiar los trenes por unos de nueva generación más confortables, como ya hizo Isla Mágica en el Jaguar.

Ninguno de mis acompañantes se atrevía a montar en Synkope, ya que a uno de ellos le dio un síncope de verdad la única vez que se montó, así que continuamos nuestra visita adentrándonos en el Río Nilo.

Empezamos por la Laguna del Río Nilo. Quizás la integración no sea la mejor, con esas vallas metálicas delimitando el espacio de baño, aunque se han hecho esfuerzos recientes para tematizar algunos elementos. Estas nuevas incorporaciones de Aqualandia fueron muy criticadas en su momento por los aficionados a los parques temáticos, pero hay que reconocer que ha sido todo un acierto y una gran idea aprovechar ese elemento temático para convertirlo en una piscina donde los visitantes pueden refrescarse en los días calurosos mientras se divierten, ahora faltaría una completa tematización e integración de la piscina con su entorno como se ha hecho con Las Termas en Iberia Park.

 

Como no había mucha gente, aprovechamos para hacer un poco el “payaso” con los típicos juegos para piscinas y es que, aunque son juguetes para niños y puede parecer una tontería, nos lo pasamos genial intentando montarnos en el caballito de goma ya que era más complicado de lo que parecía a simple vista mantener el equilibrio una vez estabas encima, por lo que casi siempre acabábamos dando la vuelta…

Tras divertirnos un poco en la Laguna remontamos el Río Nilo para ir a la zona Jacuzzi, quizás la zona del parque donde más gente vimos, y es que es una auténtica gozada con toda la enorme cantidad y variedad de chorros que hay a disposición de los clientes, así como varias bañeras de jacuzzi que permiten que haya mucha capacidad y no te quedes sin plaza. Para los niños, y no tan niños, habían puesto pistolas de agua y pequeños toboganes para salvar los desniveles.

En definitiva, una zona muy disfrutable en los cálidos días de verano, además, los recientes esfuerzos de tematización son de agradecer aunque sería necesario una mayor integración temática y la desaparición de la cartelería anti-temática.

El tiempo se nos pasó volando, así que como ya eran cerca de las 18h00, nos pusimos en camino en dirección al Circus Maximus para ver Nerón, eso sí, ahora estábamos mucho más fresquitos y relajados tras la sesión de jacuzzi.

Al llegar a Nerón, como llegamos justo de tiempo y solo había una función, el teatro estaba “bastante” lleno, aunque aún pudimos encontrar unas buenas plazas para verlo.

El guion del espectáculo me decepcionó bastante, le faltaba ritmo, había algunas incongruencias y era demasiado simple, le faltaba cierta épica… Sin embargo, los números de los artistas circenses eran bastante buenos, especialmente el de los trapecistas que cortaban la respiración con sus números tan complicados a la vez que espectaculares.

Por otra parte, el cacareado “mapping” del que presume el espectáculo se reduce a una proyección sobre un pequeño escenario que han creado exprofeso y que es blanco, imitando una pantalla…

El mapping se caracteriza por proyectar imágenes sobre fachadas valiéndose de sus formas e imperfecciones para crear espectáculos únicos, el Circus Máximus tiene un enorme decorado que imita un teatro romano y que hubiera sido ideal para las proyecciones… pero no, se han limitado a poner un pequeño escenario blanco con forma de pantalla para las proyecciones…

A la salida del espectáculo nos dirijmos hacia Magnus Colossus, para desafiar a la popular bestia destroza columnas… En esta atracción tuvimos que esperar un poco más, ya que queríamos montarnos en primera fila, no queríamos tentar demasiado la suerte en esta bestia…

Finalmente resultó ser menos dolorosa de lo esperado, puede que la hayan mejorado este año, pero a pesar de que las vibraciones seguían, no resultaba ser tan dolorosa como otras.

En mi particular lista del dolor el número 1 se lo lleva de momento Coaster Express de Parque Warner, seguido de Bandit de Movie Park. Magnus Colossus se quedaría en un nada honroso tercer puesto, a falta de probar esta temporada Stampida. Es curioso, o penoso más bien, que los tres primeros puestos de mi lista del dolor estén ocupados por montañas rusas construidas por Roller Coaster Corporation of America…

Tras pasar por delante de Inferno, la cual estaba cerrada a cal y canto, nos dirigimos a Iberia Park por el acceso de Roma, ya que a las 20h00 representaban el espectáculo Los Piratas del Caribe. En dicho acceso hay una pequeña taquilla, por lo que pudimos comprar la entrada que nos faltaba, ya que teníamos dos entradas gratuitas, y tras ponernos los sellos accedimos al “segundo” parque.

El tiempo se nos tiraba encima así que fuimos directos al recinto de espectáculos donde antiguamente se representaba Barbarroja. Al llegar allí nos encontramos con muy poca gente en el graderío, un indicio del “éxito” del segundo parque…

El espectáculo tiene ciertas similitudes con el anterior, hay piratas y un pueblo costero, aunque los roles de los personajes cambian bastante, pasamos de una damisela en apuros a una guerrera y el que está en apuros es más bien el chico, el cual tiene que ser salvado por la chica.

En general, el espectáculo está un escalón por debajo de Barbarroja, sobretodo en el tema de espectacularidad, ya que el barco ni se prende fuego ni se hunde (o quizás sea porque estaba estropeado esos días), pero aun así sigue estando bastante bien, más que nada porque la base, que es el decorado y los efectos especiales disponibles, es muy buena.

Tras surcar el peligroso Caribe nos fuimos a costas más tranquilas, Las Termas, las cuáles se supone que recrean unas termas romanas del Mediterráneo.

La verdad es que la primera impresión que te llevas al llegar a las Termas es muy buena, aunque por el camino te hayas encontrado con quioscos horteras y otros atentados a la tematización. La integración es bastante buena, con arcadas de ladrillo, pasarelas de madera, cañerías imitando cabezas de cabra, etc., aunque la vuelven a fastidiar con el tema de la vegetación al incluir especies exóticas tratándose del Mediterráneo…

Pero lo mejor de todo llega una vez que entras… En el acceso había un poco de arena, imitando una playa, y una vez ya dentro de la enorme piscina te encuentras una enorme variedad de opciones para disfrutar del agua: chorros, jacuzzi, tumbonas con chorros, etc. Una auténtica delicia de piscina en la cual nos podíamos pasar horas y horas gozando de sus chorros, pero por desgracia cerraban a las 21h00, así que fue rápida pero intensa la experiencia, probamos todos los chorros ya que junto con otros dos chicos éramos los únicos que estaban en las Termas.

Una buena manera de terminar el día con el sol poniéndose tras la Sierra Cortina. No os engañamos si os decimos que ahora mismo, en el estado en el que se encuentra el parque, las Termas es lo mejor que ofrece, aunque eso no es que sea muy positivo…

Al salir de la piscina nos dividimos ya que yo tenía que ir a la entrada a buscar a un amigo que llegaba en ese momento y mis otros dos amigos aprovecharon para ir a los rápidos y alguna atracción más del parque antes de que cerraran a las 22h00.

Así que yo me fui tranquilamente hacia la entrada, contemplando con estupor al llegar a la misma los destrozos temáticos que habían realizado con la incorporación de Synkopín y el Chiqui Park junto a la Rosa del Desierto… No creo que sea el lugar más apropiado dejar caer en medio del vial dichas atracciones sin ninguna tematización ni integración con todos los huecos vacíos de los que dispone el parque…

Como aún estaba abierto el pasaje del terror de la pirámide, El Misterio de la Pirámide, decidimos ir allí antes de cenar.

Tras esperar unos 15 minutos accedimos a la cola interior, la cual estaba toda llena de chicles, muestra de lo incivilizada que llega a ser la gente en un parque temático… Allí nos recibió un actor, el cual era muy bueno ya que en el enorme grupo que éramos había un niño bastante preguntón, y supo darle respuesta a todas sus preguntas sin perder en ningún momento la paciencia ni la esencia de pasaje de terror. Tras esa introducción accedimos al pasaje, el cual ocupa parte de las antiguas colas de la atracción y otras dependencias, con un contraste brutal entre la tematización de unas y la no tematización de otras.

El recorrido del pasaje está muy bien, las antiguas colas se prestaban a ello, pero habían muy pocos actores y el grupo era demasiado grande, por lo que los sustos son más bien pocos si es que los hay…

A la salida nos fuimos a cenar en Burger Mítica, ya entre tanta oferta disponible era difícil elegir (nótese la ironía)… Allí nos pedimos hamburguesas y a diferencia del mediodía, la lechuga y el tomate no estaban al alcance de los clientes, por lo que imaginé que esta vez sí que estaba ya dentro de la hamburguesa… pero no, cuando llegamos a la mesa y mi amigo abre su hamburguesa se quedó con cara de tonto al ver que no había nada, así que fui a la caja a pedirlo… Un sistema nada práctico y de dudosa higiene con el que seguro que más de un cliente se ha comido la hamburguesa sin la lechuga y el tomate por desconocer dicho sistema…

A las 22h30 hacían Romance del Caballo Andaluz en la entrada de Egipto. Aunque el espectáculo no es acorde con la tematización del área está bien haber recuperado este espectáculo que estaba presente en las primeras temporadas del parque y representarlo minutos antes del espectáculo nocturno, Mare Nostrum, para entretener a los visitantes mientras esperan.

El espectáculo está bastante bien, sobretodo la elección de la música con esa versión instrumental de Hijo de la Luna de Mecano que nos pusieron los pelos como escarpias…

Al finalizar nos posicionamos para ver el espectáculo nocturno, la novedad 2013 que al poco de estrenarse fue eliminada para volver a Queen Water y que en esta temporada se ha decidido recuperar con mayor éxito, ya que al menos ha durado todo el verano…

El espectáculo combina proyecciones sobre pantalla de agua, fuentes cibernéticas, actores y efectos pirotécnicos, aunque según parece se ha recortado bastante en este último apartado debido a la poca afluencia de gente y se nota, ya que al final hay un momento con música en el que estás esperando que de un momento a otro salga pirotecnia, pero no es así…

Se podría decir que es el segundo mejor espectáculo nocturno que ha tenido el parque, tras la Leyenda del Lago representado en el verano de 2001, pero aun así tiene muchas carencias, como las voces en off, muy sobreactuadas, especialmente la de la chica; la proyección sobre la pantalla, con momentos en los que la cabeza del señor del mar se sale de la pantalla de agua; y el guion, no excesivamente inspirado. A pesar de todo, se agradece tener un espectáculo de despedido aunque seguro que era más espectacular con la pirotecnia.

(Grabación realizada del espectáculo por si no se vuelve a representar, en ese parque nunca se sabe…)

Tras el espectáculo fuimos a las tiendas de Egipto, ya que tenían muchas cosas en promoción bastante baratas, e hicimos algunas compras.

En definitiva, los gestores de Aqualandia han perdido completamente el rumbo con Terra Mítica, no se ve que sigan un plan, da La sensación de que reina la improvisación, y algunas cosas les sale bien y otras…

En fin, ojalá se dejaran asesorar por expertos o contrataran a un directivo experto en gestión de parques temáticos, no acuáticos, ya que si no me temo que el parque o acabará cerrando o vendido si sigue así…

Ya de regreso a Benidorm lo primero que hicimos fue llegar al apartamento y pegarnos una ducha, tras lo cual decidimos dar una vuelta por la ciudad, empezando por el mirador del balcón del Mediterráneo.

Siguiendo por el paseo marítimo llegamos hasta otra de las atracciones más importantes de Benidorm… ¡la discoteca de Maria Jesús y su acordeón!

Era el momento friki del día (otro más), pero teníamos curiosidad de ver la famosa discoteca que regenta y donde deleita a sus clientes con su acordeón…

Como ya se nos hizo tarde nos volvimos al hotel que al día siguiente nos esperaba Aqualandia.

Anuncios

4 pensamientos en “[Terra Mítica] Visita al parque temático de Benidorm – 29/08/14

  1. ¿ves porque no quiero ir ni aunque me regalen la entrada? entraste a las dos y visteis los dos parques. Es coerto que no al 100%, pero casi, al menos en temas de espectaculos. Una pena de parque.

  2. Hola! Por favor, me podríais decir de quién es esta versión instrumental de Hijo de la Luna de Mecano? Para poder comprarla. Estoy preguntando por todos los sitios y no consigo que nadie me conteste… Por favor, por favor, por favor…. alguien me podría ayudar???
    Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s